Bitácora Nº 34: mi hijo visionario

Corría el año 1996, yo había publicado el exitoso "Tras le estela del Graf Spee" y preparaba mi segundo libro, "Ya cuando vuelva hijo, que tenga juicio." Le había pedido a mi hijo Enrique Rodolfo Dick IV si quería escribir una breve historia de un capítulo. Dijo que sí, y lo hizo muy bien. Tiempo después, sucedió el siguiente diálogo, con una de sus sentencias para no olvidar. “Frente a una pregunta donde alguien me manifestaba a mí como autor, que un segundo libro en gestación no tendría el atractivo del tema Graf Spee para el público, y que cómo pensaba yo atrapar al lector, pues, - se adelantó mi hijo allí presente, contestando por mí con plena seguridad: – el “anzuelo” va a ser el autor.

Ya veremos pues, lo que sucederá con mi libro "Cuentos de colección". A esperar que se publique.









9 visualizaciones0 comentarios