La profesionalización en el Ejército Argentino


Este correo es para comentarle que hoy, sábado 17 de mayo, su libro llegó a mi casa. Gracias por sus cálidas palabras sobre mis escritos acerca del Ejército Argentino y las sugerencias que le hice a usted cuando nos reunimos en Washington y que figuran en la página 21. Déjeme afirmarle que lo primero que hice después de leer esos comentarios fue recorrer la bibliografía y anexos de su libro y debo felicitarle por su integridad y por ser tan completos y amplios. Yo aconsejaría a toda persona que piense en efectuar un estudio sobre todo aspecto de las relaciones militares entre Argentina y Alemania en el período 1899-1914, debería empezar por leer detenidamente su trabajo. He hallado que su libro incluso proporciona un apéndice el número III, que da a luz datos para responder a preguntas que yo había tratado de responder en mi primer libro: cuántos oficiales argentinos fueron a Alemania para su formación en los años 1900 a 1914 y si esa experiencia tuvo alguna influencia en sus papeles en las crisis que afectaron luego a la situación política nacional desde la década de 1920 en adelante. Encaro ahora la lectura del texto completo, aunque no prometo leer cada palabra.

Robert Potash

Quedé muy gratamente impresionado por este trabajo, que considero muy bien logrado, y respaldado por excelente documentación. Permítame Ud. ofrecerle mis más cálidas felicitaciones por esta obra, que me ha causado enorme placer en leer (¡y releer!) y en agregar a mi biblioteca.

Georg von Rauch

Estimado general Dick:

Espero que su viaje a Alemania haya sido fructífero en la consulta de documentos relacionados con sus próximas investigaciones.

En estos días concluí la lectura de su tesis doctoral. Lo felicito. Es un libro magnífico, realmente un trabajo definitivo sobre el tema abordado. Pienso que debe ser la obra más completa referida a esta etapa de transformación de nuestro ejército.

Yo había tomado conocimiento de "la corriente modernizadora" del Ejército Argentino a través del libro del coronel Picciuolo sobre la historia de la Escuela Superior de Guerra, publicado hace ya varios años, y también del libro de Plácido Grela "Fuerzas Armadas y soberanía nacional", publicado a comienzos de la década del '70, dedicado a la vida y obra del teniente general Riccheri.

Pero su libro, general Dick, agota el tema. Ha investigado Usted en profundidad la política militar iniciada en tiempos de Roca, con los primeros reglamentos, y los aspectos referidos a la formación de nuestros oficiales, a la creación de Escuela Superior de Guerra y a la capacitación de nuestros cuadros en el exterior. Todo ello con el mayor detalle a través de los documentos oficiales argentinos y extranjeros, la mayoría de ellos confidenciales o secretos, y también de variada documentación personal, en este caso el intercambio epistolar entre funcionarios argentinos y observadores militares enviados al exterior. Asimismo aborda Usted con la misma profundidad todos los aspectos relacionados con el equipamiento de nuestro ejército y la compra de material bélico en Europa. El acceso a los informes y la correspondencia personal de muchos de los protagonistas, al develar sus opiniones favorables o negativas en diversos temas de esta naciente relación bilateral, así como el clima en que se desarrollaba el encuentro de nuestros oficiales con sus instructores alemanes, le dan nervio y vida al relato, haciendo más atrayente y amena su lectura.

Como le decía más arriba, ha logrado Usted escribir un gran libro. Estoy pensando que su trabajo bien merecería ser traducido al alemán y al inglés para su ulterior edición en Alemania y en los Estados Unidos. En mi opinión, sin dudas su libro va a despertar interés en ambos países. En Alemania, por la influencia prusiana en la modernización de nuestro ejército. Y en los Estados Unidos, porque es conocido que los norteamericanos se han interesado siempre en la problemática de las Fuerzas Armadas latinoamericanas.

Espero continuar este contacto tan enriquecedor para mí y, cuando en alguna próxima oportunidad viaje a Buenos Aires, poder reunirnos para conversar sobre estos temas argentinos de interés común.

Reciba, general Dick, junto con mis saludos más afectuosos, mis mejores deseos.

Leopoldo Frenkel

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo