Y cuando vuelva, hijo, que tenga juicio

De mi mayor consideración:

Hoy he terminado de leer su libro “Y CUANDO VUELVA, HIJO, QUE TENGA JUICIO”.

Debo hacerle presente, que pese a mi condición de impertérrito lector, no es la novela el estilo al que soy más asiduo. Mis preferencias pasan por lo técnico, las matemáticas y la historia. No obstante, debo reconocer sin retaceos que su libro me fascinó. La particular combinación entre lo real y lo que supongo ficticio, sumada a un buen manejo de tiempos y personajes, hacen de su lectura un particular arreglo entre lo interesante y lo ameno.

Por otro lado, y por circunstancia fortuita, he dedicado más tiempo de lectura a la Gran Guerra, que a la Segunda Guerra Mundial, por lo cual dicho tomo me situó en un momento histórico que me resultó siempre de sumo interés.

Independientemente, su libro me ha permitido evocar términos, costumbres y situaciones, propios de las casas de los cuatro abuelos y una bisabuela que pude conocer. De alguna manera he vuelto a pasear por mi pasado. Valga como ejemplo, que hacía muchos años que no escuchaba en castellano el término “garanto”, que bien o mal usaban mis abuelos de vertiente ibérica.

Sr. Coronel Mayor, lo felicito nuevamente, evidentemente usted tiene el don de la pluma. Tan pronto pase por el Círculo Militar, compraré su libro “UNA VALIJA DEL TITANIC”. Oportunamente le haré llegar mi comentario al respecto, pero no creo que tenga usted ahora derecho a defraudarme.

Si Yahoo me lo permite, pues últimamente he tenido bastantes problemas con los attachments, le agregaré a esta el archivo de una monografía inédita titulada “GAVRILO PRINCIP Y EL SIGLO XX”, por cuanto Sarajevo, como usted lo menciona, termina cambiándole la fisonomía al siglo XX. En realidad, desarrollé el asunto para la sección Misceláneas, de la Revista del Círculo Militar, pero parece que no les gustó. Si no puedo agregar el archivo, se lo debo para mejor oportunidad.

Sin más y reiterándole mi felicitación, le hago llegar mi respetuosos saludo. -

LUIS ADOLFO POZZO

Teniente de Navío Aviador Naval (RE)

Muy querido Amigo y Hermano:

Asumo que estarán disfrutando unos buenos días de vacaciones por tus añorados pagos y hago votos para que así sea.

Te cuento mi querido Hermano que anoche terminé de leer tu magnífico libro al que hago referencia en el Asunto de este correo.

Estoy todavía muy emocionado por la maravillosa historia que has plasmado en palabras tan ricas que me causan una sana envidia y enorme orgullo que me hayas distinguido con tu entrañable amistad y hombría de bien. Tú te has referido a este trabajo como algo producto de tu juventud y te confieso que a mi edad, desearía poder expresarme con ese sentimiento y atención a los detalles que solo unos pocos como vos pueden lograr.

Es producto de tu claro intelecto (más allá de los sentidos agradecimientos del final) una obra de esta envergadura tanto narrativa como con gran contenido moral y sentimental.

Washington Chiesa

Uruguay

8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo