En esta sección, el autor se muestra

en su magnitud y en sus desvelos.

En tiempos jóvenes: Con el mortero 120 mm, CMN, 3er año y llegada a tierra con un PEM 3, Córdoba

20210324_182433.jpg
20210324_182617.jpg

EL COLECCIONISMO: FILATELIA

0001.jpg

 

 

EL COLECCIONISMO: FILATELIA

 

En mi condición de coleccionista e investigador entusiasta, me complazco en ofrecer un  estudio sobre los sellos de Corrientes inutilizados a pluma. Mi experiencia en torno del coleccionismo general, ordenación hoy casi imposible de enumerar, ha sido enriquecedora, y en lo particular de la filatelia, gracias a mis generosos mentores y especialistas como mi abuelo Mario Bousquet o su mi Víctor Bousquet, he logrado la práctica suficiente tras abrirme camino por las emisiones argentinas, luego correo aéreo y tarjetas postales, y no muy lejos, por mis queridos “Rivadavias” inutilizados a pluma. Con ese pasado, doy a luz un libro-ensayo o manual e incluso catálogo exclusivo, revestido de casi infinitas variantes pues siempre resta por ilustrarse en la frondosidad que son las obliteraciones a tinta.

Mis otros caminos como coleccionista me han permitido fortalecerme y develar las mejores herramientas para aprender, enseñar y disfrutar. Esas sendas son, entre otras, la numismática, la militaría, las pipas y objetos de fumadores, los jarros de cerveza, los cuchillos y navajas, la pintura abstracta de Guy Mollard, los motivos navales de Allan O`Mill y, esencialmente los libros de ediciones cuidadas y antiguas.

Acerca del coleccionismo filatélico, que en este caso es de interés, creo muy oportuno dejar algunas frases de aquel libro iniciático, “La filatelia al alcance de todos” de Ricardo Jorge Leiva, Ed. Hobby, 1960, de nuestra niñez.

Es acertado hacerlo, pues la filatelia está menguando, o ha perdido un poco su aura luminosa de antaño cuando la comparamos con la actividad de décadas atrás.

Con una actitud positiva, Leiva aseguraba entonces:

Como todos los seres humanos, usted tiene deseos de coleccionar algo, no importa qué, pues el instinto de coleccionar es innato en nosotros. El que colecciona sellos satisface ese deseo pues hay un placer especial en buscar ejemplares raros, muchas veces en competencia amistosa  con otros coleccionistas.

El placer que proporciona coleccionar sellos vale siempre el importe de lo pagado… y el beneficio será neto.

Pero por encima de las emociones momentáneas de las búsquedas, está la permanente satisfacción que brinda la colección pues ofrece un campo más amplio y una mayor libertad de acción.

Puede usted gozar de su afición, sea que gaste centavos o miles de pesos, solo o bien acompañado, en todo momento y cambio de circunstancias, y así la filatelia siempre le proporcionará un recreo tranquilo y placentero.

 

En la web hay muchas menciones referidas a los coleccionistas. Por ejemplo, despliega un estudioso, un apasionado de la filatelia puede pasar horas examinando un sello, con su lupa, sus catálogos, la pinza, milímetro a milímetro, pues en ese instante sólo existen los grabados, las pinturas, el gramaje del papel, la filigrana, el dentado, la historia, la cultura… y así enfoca una atención plena, con los cinco sentidos.

Coleccionar implica una lucha contra el paso del tiempo y el material que el coleccionista custodia, ayuda a conjurar el paso del tiempo, por ejemplo, al buscar estampillas de mayor rareza que es un volver atrás de una manera simbólica. En general, las colecciones se orientan a favorecer el desarrollo y el conocimiento personal, llevan a aprender muchas cosas, a relacionarse con los demás a la par que otorgan valor a la estética, a la curiosidad, y a plasmar el interior del protagonista.

 

En los coleccionistas hay aspectos comunes. Les encanta la exploración, gustan de la libertad y la independencia y combinan el poder de evocación de los objetos con una gran fuerza imaginativa. Coleccionar atrapa, aporta placer y emociones gratificantes y cuando uno encuentra un objeto que llevaba tiempo persiguiendo, disfruta de una sensación de autoestima extraordinaria.

 

Por el solo placer de contarles a modo de cierre, en mi vida me he topado con coleccionistas y temas francamente increíbles. Me da enorme gusto haberlos conocido:

Los gruesos álbumes de mi tío Víctor que muestran el correo en sobres y tarjetas recuperados de accidentes de avión, en los tiempos de la Aeroposta (algunos medio quemados); de otro amigo, sus cuchillos Randall y los criollos, revólveres Colt, aperos de vaqueros y gauchos y una de sus famosas adquisiciones, no por el monto sino por exótica, un ladrillo de la ya demolida primera fábrica de Colt por el que pagó 200 dólares de antaño; las katanas, tantos y sables japoneses de un querido amigo; las bayonetas francesas y alemanas de la primera guerra de un colega en Francia; y ni hablar del Graf Spee, temática recurrente, y coleccionistas de España, Brasil, Uruguay y Argentina, que poseen objetos inhallables, tales como un salvavidas del buque, camillas de heridos, monedas de la cantina de la nave, piezas recuperadas del naufragio, etc.

Pero, en el camino, quedan infinidad de colecciones en el anonimato, parte por egoísmo, parte por inseguridad, pero que si las llegásemos a conocer, las satisfacciones serían inconmensurables. Y si abriésemos el cofre donde imaginariamente figuran las colecciones anónimas, la historia sería otra. Puedo dar fe de ello, pues sé de ampulosos pse udo coleccionistas que merecen todo mi desprecio, que han hurtado armas, libros de bibliotecas famosas, pinturas, documentos originales, objetos que eran de San Martín o Belgrano, cartas, vaciado museos, traficado piezas arqueológicas de Perú, saqueados repositorios, violado secretos…

Termino con mi ideal filatélico de lo que es el coleccionismo altruista: estudiar profesionalmente el motivo, preservar, conservar y custodiar su patrimonio, difundir y enseñar con generosidad, compartir y disfrutar.

Si retornamos un instante a tiempos pretéritos, observemos el cuadro adjunto donde se testimonia el volumen de la prensa filatélica en Francia de fines del siglo XIX e inicios del XX. Algo similar ocurría en otros países de arraigada tradición filatélica. En Argentina, a partir de 1864, registramos títulos como La Revista Philatelica (1874), El Coleccionista Argentino (1892) y El Filatelista Sudamericano (1893). Singular fue la actuación de mi bisabuela Antoinette Raymond de Bousquet, de quien guardo alguna de las tantas tarjetas y sobres que le enviaban coleccionistas del mundo (algunos escribían debajo del nombre de ella, el título “Filatelista”), a sus domicilios en Rosario y en la capital (calles Cangallo, actual Teniente General Perón, y al final en Curapaligüe 72, en Flores). Una de las tarjetas, un entero de los Estados Unidos, es de interés, pues el remitente le solicitaba la colección completa de la hoy inhallable publicación titulada El Argentino Filatélico, lo que indica su calidad de periodista filatélica.

Es hora pues que, ateniéndonos a la gran cantidad de bibliografía y publicaciones filatélicas del pasado como remarcamos, que volvamos a escribir y publicar. Mi “Las plumas de Corrientes” apunta a ello, guardar a fuego la historia de ese capítulo de la filatelia. Todavía hay muchos especialistas. Es momento de un reanudar.

el tiro con arco

arco foto 2.jpg

 

 

 

El Tiro con arco

Unas líneas acerca de este deporte apasionante, curioso, extremo, noble, difícil, enigmático…

Hay libros, videos, instructores, revistas, manuales, etc. pero he llegado a la conclusión que es bueno ser autodidacta, pero de vez en cuando ser asistido por alguien con sentido común. Y luego a tirar mucho, anotar, retener y corregir.

Mi arco es  un INITEC Geologic, recurvado, de material compuesto, 26 libras, comprado en DECATHLON, Pamiers, Francia, más 6 flechas de 32 pulgadas. Es desarmable y se guarda en una especie de caja soporte que desplegada aloja al arco para preservarlo del piso o de algún apoyo. Las instrucciones son visuales, y no sencillas. Tiene sus críticas este arco, pero es simpático, cómodo y agradable.

Hay que tener cuidado al armarlo, las palas no son simétricas, la cuerda es resistente…, bueno, no le voy a dar unas lecciones de arquería, ¿no?

En mi siguiente viaje encargué un buen stock de repuestos y accesorios, que recibió mi hija en Alemania.

Así armado, más unos blancos que compré en SWAT, estrené el arco en Montebello, previo a recibir una clase demo en un club, una hora, es otro cuento de lo más extraño, busqué otro club y allí mejoré lentamente.

El primer tiro fue errático, confuso. Ariel de Montebello me fabricó un atril sobre el cual había una placa de goma y cartón para retener la flecha, pero terminamos en un fardo de alfalfa, en realidad tres apilados, y el blanco sostenido por 4 fierros en “L”.

A tener en cuenta, y mucho: línea de pies en dirección al blanco; mano, brazo y codo, una “T”. El suelte con tres dedos, primero con un artilugio, luego nada; protector de antebrazo colocado; suelte, muy tenue; mano izquierda apoyada nomás en la empuñadura, como “agarrando a un pajarito”;  puntería, instintiva o intuitiva; punto a apuntar, el que uno decida, de acuerdo a la flecha; yo uso la punta de la flecha, y así, a 14 metros, las flechas pesadas Monsum exigen arriba a la izquierda sobre la esquina del blanco; las Geologic, al centro pero a un dedo debajo de la línea del piso, al pie, muy raro, pero las cretinas vuelan lindo. Conviene practicar a los 8, 10 y 12 metros primero y ¡concentrar!

Es imprescindible entrar y salir en calor con ejercicios diversos. Seguridad ante todo.

Sigo luego...

arco foto 3.jpg
arco foto 5.jpg
arco foto 6.jpg
fede 1.jpg
fede 2.jpg
blanco 1.jpg
blanco 2.jpg

EL REDUCTO DEL AUTOR

Foto desk.jpg

 

 

El reducto del escritor

 

Un conocido novelista, que no desea ser  nombrado, dijo una vez: "Escribir depende de una vida bastante tranquila, mientras que yo sea una persona sociable". Creo que todos los escritores van y vienen sobre esta cuestión; es una lucha constante para encontrar el equilibrio adecuado entre la soledad y la sociedad. No creo que nadie lo haga nunca. Mi lugar de trabajo, el escritorio, está tan lleno de distracciones que es difícil trabajar. Me rodeo de objetos que llevan consigo distintas historias personales. El problema de trabajar en CITEFA es que eres un mártir absoluto del teléfono; Conozco gente con los nervios lo suficientemente dinámicos como para dejar que suene; en cambio, por lo general levanto el tubo y trato de enmascarar mi voz... un truco que me gusta hacer y a veces funciona. Eventualmente, todos aprenden de la mejor manera posible, la idea es hacer tiempo, no robarlo, y producir. Habitualmente uso mi uniforme militar, pero a veces me gusta vestir un buzo de vuelo holgado, una camiseta azul de marinero francés y un par de botas cortas. He llegado a sentirme muy a gusto con ese uniforme. La clave para superar mis momentos más difíciles es mirar la imagen de Jean Guichard, Le Phares dans la Tempete - La Jument, y pensar para mí mismo que siempre hay luz en la oscuridad. ¡Adelante! ¡Mundo impactante! De vuelta a mi claustro.

 

Un irónico personaje, bajito, alias chaff, un tal Mauritius Vocer, dijo una vez al salir con cajas destempladas de mi despacho: - esa oficina de gorras y pipas...

 De la pluma de Edgardo Aldo Serafin SSI DoD, Kingston, Canadá, mayo de 2000.

The writer`s desk.

A well-known American novelist who does not wish to be named said: "Writing depends upon a fairly quiet life, whereas 1am a sociable person." I think every writer goes back and forth on this question; it's a constant struggle to find the right balance between solitude and society and I don't think anyone ever does. My room is so crowded with distractions that it's hard to get to work; I surround myself with objects that carry with them different personal histories. The trouble about working in CITEFA is that you are an absolute martyr to the telephone; I do know people with strong enough nerves to just let it ring, instead I usually pick it up and try to mask my voice... a trick I like to play, sometimes it works. Eventually everyone learns his or her own best way, the idea is to make time - not steals it - and produce. I customarily wear my military uniform but sometimes I enjoy wearing a loose flying-suit, a French navy T-shirt and a short pair of boots. I have grown to feel wonderful at ease in that uniform. The key to overcome my most difficult times is to stare at Jean Guichard's picture, Le Phares dans la Tempete - La Jument, and think to myself that there's always light in the darkness. Avant! Importuning world! Back to my cell...

An ironic character, short, alias chaff, a certain Mauritius Vocer, once said when he was fired from my office: - that desk of caps and pipes ...

 

Edgardo Aldo Serafin SSI DoD, Kingston, Canada, May, 2000

 

 

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

 

 

ESCRIBIR EN LA TÉCNICA

 

                     Autor desconocido o que no le gusta hacerse conocer

 

          Algunas asociaciones científicas y técnicas establecen ciertos estilos de escritura para los informes, divididos en secciones tales como: Título, Autores y Afiliaciones Institucionales, Resumen, Introducción, Método, Resultados, Discusión, Referencias e Índice.

          Utilizando esta información y con el objeto de facilitar la escritura de Informes Técnicos, se intenta dar algunas pautas que puedan ser de utilidad.

          El objetivo principal de este tipo de escritura es lograr una comunicación clara y precisa.

          Como regla general, el momento de creatividad es cuando se diseña el trabajo y los experimentos y no cuando se está escribiendo el informe sobre el trabajo ya realizado.

 

 

Título

 

          El título debe ser conciso y no obstante debe transmitir al lector una idea precisa de lo que encontrará si lee el informe. El título no debe ser confuso o demasiado extenso. Palabras superfluas como "Un Estudio sobre...", siempre debe ser evitado. En lugar de decir, "ESTUDIO SOBRE LA RELACION ENTRE LA FORMA DE UN AUTOMOVIL Y SU RESISTENCIA AL AVANCE" se deberá decir, "RELACION ENTRE LA FORMA DE UN AUTOMOVIL Y SU RESISTENCIA AL AVANCE".

          Lo importante sobre los títulos es que deben ser cortos y precisos.

          El título debe estar centrado en la parte superior de la primera página y escrito con letras mayúsculas.

 

 

Autores y Afiliaciones Institucionales

 

          El nombre del autor debe estar centrado y a un doble espacio debajo del título. Si hay más de un autor, cada uno de ellos debe estar centrado. Los títulos de Ing. o Dr. nunca se indican ni antes ni después del nombre del autor. Los nombres deben ser escritos en mayúsculas y minúsculas.

          A un doble espacio del nombre del autor va la afiliación institucional donde se llevó a cabo el trabajo y escrito con letras mayúsculas y minúsculas

  

Resumen

 

          El lector debe ser capaz de tener una idea clara del informe leyendo solamente el Resumen. Por esta razón, se debe tener mucho cuidado al escribirlo, tratando que sea realmente significativo.

          El Resumen no debe exceder las 120 palabras, pero debe describir los principales aspectos de las secciones más importantes. La información sobre los resultados es la fundamental y debe contener particularmente, el significado de los logros alcanzados.

 

Introducción

 

          La introducción al trabajo, lleva generalmente este mismo nombre de Introducción.

          En esta sección se describe la razón del estudio. Se describen también otros estudios que están relacionados con el presente, y luego se formula el propósito del trabajo. Esta es la sección en la cual se plantean las hipótesis y se indican las razones que la fundamentan.

 

 

Método

 

          A un doble espacio después de la introducción comienza la descripción de los métodos y procedimientos usados. Estos deben ser descriptos con suficiente detalle como para que alguien interesado en el tema, pueda reproducirlos. Debe darse una información detallada sobre los temas, aparatos y el procedimiento usado en el estudio.

          El número de subsecciones usadas en esta parte variará de acuerdo con la naturaleza del trabajo realizado. Usualmente, sin embargo, existirán por lo menos "Subtemas", "Aparatos Utilizados" y "Procedimientos Empleados". Otros podrán agregarse si ellos mejoran la claridad y precisión del informe.

 

 

Resultados

 

          Los resultados son presentados en esta sección. Los análisis estadísticos y sus consecuencias, por ejemplo, serán incluidos aquí, junto con la información acerca de su significado. Es aquí también donde deben efectuarse todas las referencias a la mayoría de tablas y figuras pero sin intención de realizar una interpretación de los resultados.

 

 

 

Discusión

 

          En esta sección, los resultados del trabajo son interpretados en relación con las hipótesis efectuadas. Es aquí donde debe explicarse lo mejor posible, la relación entre las ideas que promovieron el trabajo y los resultados obtenidos en las tablas y figuras. Si los resultados no confirman las hipótesis planteadas, no se deben incluir demasiados detalles para describir por que fallaron las predicciones. El mayor esfuerzo deberá concentrarse en los aspectos positivos, en los alcances del estudio y en las sugerencias para continuar o ampliar el trabajo.

 

Referencias

 

          El trabajo debe tener las referencias bibliográficas que hayan sido usadas, debidamente numeradas. En el texto deberá decir, por ejemplo, ref. 1, y en las referencias:

1. Lorenzo L., "Ensayo de una Torre....", Informe Nº 167, Facultad de Ingeniería, UBA, Oct. 1988.

 

 

Índice

 

          Si el trabajo es extenso, de más de unas 50 hojas, deberá estar acompañado de un índice que contenga todos los títulos y subtítulos, con su correspondiente número de página. En estos casos de trabajos extensos, se dispondrá en una primera hoja para el título del trabajo, los autores y su afiliación, el mes y el año del informe. En la segunda hoja se incluirá el índice.